Ellos son Nia y Pablo. En aquel tiempo yo vivía en Santiago de Chile, desde donde viajé hasta Temuco. Esta boda o matri como lo llaman allá en Chile pegó fuerte en mi corazón; no tanto por las palabras o el entorno, y sin querer, recitando al Principito, es cierto que algunas cosas son invisibles a los ojos, como la hospitalidad, el interés, el tiempo de charla, y la generosidad.

Empiezo diciendo quienes son ellos pero luego hablo de mí en ese momento? Y… sí, parte de lo que fotografío sale de como me impacta lo que percibo, incluso todo lo genial que puedo decir de ellos, que lo son, son geniales, es una apreciación limitada de mi experiencia con ellos, estoy seguro que lo que pueda decir aun queda corto.

Una de las tantas formas de entender a una persona sería a través de quienes lo rodean, en el caso de Nia y Pablo hay una familia suuuper amorosa, unida y hospitalaria, tienen personas que cuidan de ellos emocional y espiritualmente, también hay amigos sabios, divertidos y llenos de energía que cruzan cordilleras y miles de kilometros solo para compartir uno de los días más felices. Al contemplar este ¨dime con quién andas y te diré quién eres¨ no es sorpresa que uno vea alegría, sensibilidad, empatía y paciencia en las fotos que retrato de estos dos 😀 Esta idea de las personas y su contexto se va notar en varias fotos, ellos siempre al medio del relato, a veces solo ellos, otras con quienes los rodean, y una que hicieron dando gracias a Dios.

Tuve la alegría de hacer equipo en esta boda con un amigo que hará historia: Ariel!

Acá arriba hice un video mostrando un poco la composición principalmente durante los preparativos, se puede llegar al video solo desde este enlace 😀

Otros eventos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
Whatsappeame
Hola! Whatsappeame!